Guinea

País Guinea

GUINEA País de África occidental, a orillas del océano Atlántico. Limita al N con Guinea-Bissau y Senegal, al NE y E con Malí, al SE con Costa de Marfil, al S con Liberia y al SO con Sierra Leona.

Geografía

La república de Guinea se extiende desde una costa baja y arenosa hasta el macizo del Futa Djalon y las mesetas interiores de la Alta Guinea.

Comprende una llanura costera, en la que abundan los manglares, baja y arenosa, atravesada por ríos cortos y sinuosos; un conjunto de altiplanos que se elevan hasta la cordillera del macizo de Futa Djalon, del que nacen los ríos Gambia, Senegal y Níger, y que culmina en el Tamgué (1.537 m); y un extenso altiplano que ocupa el centro y E del territorio. Aislados en el extremo meridional se levantan los montes Nimba, cuya altitud sobrepasa los 1.800 m. El litoral está recortado por profundos estuarios. El clima es tropical, con precipitaciones abundantes en la costa y más escasas hacia el interior. La población está compuesta por etnias bantúes y sudanesas.

Economía

La economía se basa en la agricultura (arroz, mandioca, bananas, batatas, café, cacahuetes, etc.) y la minería (bauxita, hierro). La ganadería y la pesca se destinan al mercado interior. La industria (alimentaria y del aluminio) está poco desarrollada.

Historia

Desde el siglo XV, la costa fue explorada por los portugueses, quienes instalaron las primeras factorías dedicadas al tráfico de esclavos, sumándose posteriormente los mercaderes ingleses, franceses y neerlandeses. Hasta el siglo XVIII el país estuvo sometido al imperio de Ghana. Con la llegada de tribus procedentes del norte, surgió un estado federal islámico de economía ganadera. Las potencias coloniales se disputaron la posesión de estas tierras, que en 1895 quedaron finalmente incorporadas a la federación del África Occidental Francesa. Tras la II Guerra Mundial, el dirigente sindical Sékou Touré encabezó la oposición nacionalista. En 1957 Francia concedió el estatuto de autonomía, y en 1958 la independencia, aprobada por referéndum. Ante el boicoteo económico y político francés, Sékou Touré instauró un régimen de partido único e impulsó la industrialización apoyado por los países socialistas. Fue reelegido en 1961, y a partir de 1965 moderó su política. A su muerte, en 1984, subió al poder con un golpe de estado el coronel Lansana Konte, quien en 1985 se enfrentaría a varios intentos golpistas. A fines de 1990 promulgó una nueva constitución, y en 1992 entró en vigor formalmente el multipartidismo. En las elecciones presidenciales de 1993 y legislativas de 1995, Konte y su partido (Partido para la Unidad y el Progreso, PUP) lograron sendas victorias, que la oposición denunció como fraudulentas. En 1998, tras varias manifestaciones de protesta en las principales ciudades, fueron detenidos numerosos líderes opositores.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.