Estonia

País Estonia

ESTONIA País del NE de Europa, ribereño del mar Báltico, entre los golfos de Finlandia y Riga. Fronterizo con la Federación Rusa y Letonia. Comprende las islas de Hiiumaa y Saaremaa, que con otras menores forman el archipiélago de Moonsund, a la entrada del golfo de Riga.

Geografía

Estonia es un país llano cubierto de bosque. Tiene más de un millar de lagos y unas 800 islas.

El relieve se reduce a una llanura modelada por los glaciares, con numerosas marismas y lagos en la parte meridional. La franja septentrional es baja y anegadiza, atravesada por pequeños cursos fluviales. Los lagos Peipus y Skov forman gran parte de la frontera rusa. Las costas son bajas y muy recortadas, con entrantes profundos que separan pequeñas penínsulas. La máxima elevación se encuentra en los Altos de Jania (317 m), en el SE. El clima es húmedo y frío, suavizado por los vientos del Báltico. Economía de base agrícola (cereales, patatas, lino) y ganadera (vacuno, porcino). La pesca es muy activa en las aguas litorales. El principal recurso minero es la explotación de las pizarras bituminosas, ricas en hidrocarburos, que se utilizan para la producción de gas y derivados del petróleo. Industrias petroquímica, química (fertilizantes), electrónica, mecánica, textil, papelera y alimentaria. Construcciones navales.

Historia

Los estonios, que practicaban el comercio y la piratería en el Báltico, resistieron las invasiones normandas (h. 850-1050) y, a lo largo del siglo XIII, fueron sometidos y cristianizados por alemanes (caballeros teutónicos) y daneses (que fundaron Tallinn en 1219), que se repartieron el territorio. A los daneses les correspondió la costa septentrional. En el siglo XIV, Valdemar IV cedió esa parte a los caballeros teutónicos, y el país, sometido a los alemanes, se integró en la Confederación Livonia, dentro del Sacro Imperio. La confederación se desmembró con las guerras livonianas, provocadas por el zar Iván IV el Terrible, y parte de Estonia quedó en manos de Suecia (1581), mientras que el resto pasó a Polonia. En el siglo XVII Suecia obtuvo el control de toda la región. Tras la guerra del Norte (1700-21), Estonia pasó a Rusia por la paz de Nyastadt (1721). La política de los zares, que reimplantaron la servidumbre, favoreció a los barones bálticos, mientras el nacionalismo estonio se agrupó en el movimiento «Joven Estonia». En 1917 Estonia se erigió en estado autónomo. Fue ocupada meses más tarde por los bolcheviques y, en 1918, por los alemanes. Los soviéticos confirmaron su cesión a Alemania por el tratado de Brest-Litovsk (1918), pero el mismo año fue liberada por los aliados. Atacada por los rusos, reconquistó su independencia gracias a la ayuda de los fineses y, en 1920 (tratado de Tartu), se constituyó en república independiente. En 1940 fue anexada por la URSS, pasando a constituir la República Soviética Socialista de Estonia. En la II Guerra Mundial, fue ocupada por la Alemania nazi (1941) y liberada por los soviéticos (1944). A partir de 1988, con las reformas políticas iniciadas en la URSS, el nacionalismo estonio pudo aflorar libremente. En 1990 el gobierno estonio declaró su intención de separarse de la URSS tras un período de transición. La independencia le fue reconocida por Moscú en 1991, antes de la disolución de la Unión Soviética. En 1992 fue elegido presidente el nacionalista L. Meri, reelegido en 1996. En 1994 primer ministro M. Laar fue derrotado por una moción de censura. En las legislativas de 1995 venció una coalición de centroderecha, y Tiit Vahi ocupó el cargo de primer ministro. Tuvo que renunciar por un escándalo de escuchas ilegales, y en 1997 le sustituyó M. Siimann, de su misma coalición. En 1999 volvió a ocupar el cargo de primer ministro M. Laar.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.