Dinamarca

País Dinamarca

DINAMARCA País de Europa septentrional, entre el mar del Norte y el mar Báltico. Comprende la península de Jutlandia y un archipiélago que los estrechos de Skagerrak, Kattegat, Gran Belt, Pequeño Belt y Sund separan de la península y de Suecia. Son también de soberanía danesa las islas Feroe y Groenlandia.

Geografía

Dinamarca es un país llano con costas muy fragmentadas, modelado por los glaciares cuaternarios.

La península de Jutlandia es una prolongación de la llanura septentrional europea, cubierta por materiales sedimentarios y modelada por los glaciares cuaternarios con numerosas morrenas y lagos. Las costas son bajas y arenosas, rectilíneas en el mar del Norte, y muy recortadas por fiordos las orientales. Las mismas características se reproducen en las islas del archipiélago danés (Sjaelland, Fionia, Lolland, Falster, Langeland, Bornholm y otras menores). Clima oceánico, suavizado por las corrientes templadas atlánticas. La agricultura y la ganadería son los sectores básicos. Predominan los cultivos intensivos de cereales (cebada, trigo, centeno, patatas, remolacha). La ganadería vacuna proporciona la mayor parte de las exportaciones (carne, leche y derivados), y es importante también el sector porcino. La pesca se practica en los caladeros del mar del Norte, de donde se extrae también petróleo. La industria está muy desarrollada (textil, mecánica, naval, electrónica, etc.).

Historia

Los daneses, una de las ramas del tronco escandinavo, invadieron las islas bálticas y la península de Jutlandia a partir del siglo VII. A comienzos del siglo IX constituyeron un reino que, con Canuto I el Grande (1018-35), dominaba gran parte de Escandinavia e Inglaterra. En los siglos XIII-XIV fueron detenidos en Alemania por los príncipes germanos (batalla de Bornhöved, 1227) y la Hansa (paz de Stralsund, 1370). En 1387, la reina Margarita reunió las coronas de Dinamarca y Noruega, que con la incorporación de Suecia constituyeron la Unión de Kalmar (1397), de la que Suecia se separó en 1523. En 1536 se introdujo el luteranismo, por lo que Dinamarca entró en la guerra de los Treinta Años (1618-48), en la que se enfrentó a Suecia por la hegemonía en el Báltico. Por su alianza con Napoleón perdió Noruega (1814). En 1849 se dotó de una monarquía constitucional. En la I Guerra Mundial se mantuvo neutral. Su neutralidad en la II Guerra Mundial, en cambio, no le evitó la ocupación alemana. En 1949 ingresó en la OTAN. En 1972 fue entronizada Margarita II, que sucedió a su padre Federico II, y en 1973 el país entró en la CEE. La vida política ha estado presidida por los partidos de centro-derecha y el socialdemócrata, casi siempre en gobiernos de coalición. El conservador P. Slutten se mantuvo en el poder desde 1982 hasta 1993, cuando dimitió por el rechazo del tratado de Maastrich en el referéndum de 1992. El nuevo primer ministro, el socialdemócrata P. N. Rasmussen, convocó un nuevo referéndum en que se aprobó el tratado (1993). Rasmussen fue reelegido en 1994 y 1998.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.